gasolinera

Diferencias entre el combustible “low cost” y el de marcas consolidadas

¿Alguna vez te has preguntado si realmente hay una gran diferencia entre el combustible que venden en estaciones “low cost” y aquel de las marcas más conocidas y establecidas como Cepsa, Repsol, BP, Shell o Galp? Seguramente, la respuesta a esta pregunta podría influir en tu elección la próxima vez que necesites repostar. Quédate con nosotros para descubrir la verdad detrás de este dilema que preocupa a muchos conductores. 

¿Qué es exactamente el combustible “low cost”? 

Para entender las diferencias, primero necesitamos saber qué son. El combustible “low cost” se vende a un precio menor comparado con el de las marcas abanderadas. Estas estaciones de servicio suelen recortar gastos en marketing y ubicaciones menos privilegiadas para poder ofrecer precios más bajos. No obstante, la pregunta común entre conductores es si estos combustibles más económicos pueden llevar a averías en el vehículo. La respuesta la tiene la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH) 

El papel crucial de CLH en la calidad del combustible 

CLH asegura que, independientemente de la marca, todos los combustibles distribuidos en España cumplen con las calidades mínimas exigidas por la ley. Esto se logra mediante un meticuloso proceso de distribución, donde los aditivos específicos de cada marca se añaden durante la fase de suministro a los camiones cisterna. Por tanto, el combustible base es el mismo, lo que cambia son los aditivos añadidos por cada marca. Esto significa que, en términos de composición química, no hay grandes diferencias. Entonces, ¿dónde radica la distinción? 

Aditivos: el secreto está en la mezcla del combustible 

La principal diferencia entre ambos tipos de combustible radica en los aditivos. En las marcas abanderadas, los aditivos suelen promover sus fórmulas especiales que incluyen elementos diseñados para limpiar el motor y mejorar su rendimiento, optimizando así la eficiencia ambiental. Por otro lado, los combustibles “low cost” satisfacen las necesidades básicas de los consumidores, aunque pueden no contener estos aditivos adicionales o tenerlos en menor cantidad. En definitiva, las ventajas a largo plazo de los aditivos pueden ser una consideración importante para quienes buscan preservar la integridad de su motor y obtener un rendimiento óptimo, aunque los “low cost” también satisfacen las necesidades básicas de la conducción. 

 

aditivos

 

¿Influyen los aditivos en el rendimiento del vehículo? 

Ahora bien, te estarás preguntando si estos aditivos realmente marcan una diferencia significativa. La respuesta es que depende. Para un uso diario normal del vehículo, es poco probable que notes una diferencia palpable en el rendimiento o la durabilidad del motor entre un combustible y otro. Sin embargo, en vehículos de alto rendimiento o en condiciones de conducción extremas, los aditivos pueden ofrecer beneficios adicionales. 

Optamos por una versión más económica: ¿A qué precio? 

Elegir una gasolinera “low cost” puede traducirse en un ahorro promedio de un 10%. Esto equivale a unos 20 céntimos por litro en el caso del gasóleo y a unos 15 céntimos por litro en el caso de la gasolina. Sin embargo, el debate se centra en si este ahorro inmediato compensa los posibles beneficios a largo plazo de los aditivos de las marcas reconocidas. La decisión se complica aún más con la volatilidad de los precios del combustible, influenciada por factores externos como conflictos geopolíticos, los cual afecta tanto a marcas abanderadas como a opciones “low cost”. 

Consejos para maximizar el ahorro de combustible y el rendimiento de tu vehículo: 

Ahorrar en la conducción no solo significa pagar menos para el combustible, sino también depende de ti seguir una serie de directrices para ahorrar ambas cosas mientras conduces: 

1. Conducir de manera suave y constante: 

Una conducción constante ayuda a un menor consumo de combustible. Mantener la velocidad, evitar aceleraciones y frenar bruscamente es clave. 

2. Mantener una velocidad moderada: 

Conducir a una velocidad moderada (entre 50-60 mph u 80-100 km/h) puede reducir significativamente el consumo de combustible en comparación con velocidades más altas. 

3. Mantener la distancia de seguridad adecuada: 

Una distancia de seguridad óptima entre tu vehículo y el de adelante, te ayudará a anticipar frenadas bruscas, para así reducir el consumo de combustible. 

4. Evitar cargar peso innecesario: 

Cargar con peso adicional hará que tu vehículo vaya más lento, y aun así gaste más combustible, por lo que debes llevar solo lo necesario para evitar este error. 

5. Utilizar el aire acondicionado de manera inteligente: 

Si estás conduciendo a velocidades muy altas, el aire hará aumentar el consumo de combustible más rápido. Por lo que utilizarlo con moderación, y con las ventanas cerradas es la mejor opción para una conducción más eficiente. 

6. Mantener bien tu vehículo: 

Realizar un mantenimiento regular de tu vehículo (cambiar el aceite, neumáticos inflados correctamente, filtros de aire limpios…, neumáticos inflados correctamente, filtros de aire limpios…) ayudará a evitar un desgaste más rápido del consumo de combustible. 

7. Planificar las rutas: 

Evitar rutas congestionadas es clave para reducir el consumo de combustible al máximo. La utilización de aplicaciones de navegación te ayudará a encontrar la ruta más óptima. 

8. Apagar el motor en las paradas largas: 

En todos aquellos casos donde tu coche esté parado por más de un minuto, intenta apagar el motor. Dejar el motor en ralentí hará consumir mucho más combustible en comparación a apagarlo. 

 aire

 

La decisión final: ¿Qué tipo de combustible debo elegir para mi vehículo? 

La elección entre combustible “low cost” y de marcas abanderadas depende de varios factores, incluyendo el tipo de vehículo que conduces, cómo lo usas y tu presupuesto. Si buscas la máxima eficiencia y cuidado para tu motor, especialmente si conduces un vehículo de alta gama, podrías considerar optar por combustibles de marcas reconocidas por sus aditivos. Sin embargo, para el conductor promedio, el combustible “low cost” puede ser una opción económica y completamente viable. 

En Txus Asistencia, sabemos lo importante que es para ti tomar decisiones informadas sobre el cuidado de tu vehículo. Esperamos que este artículo haya resuelto tus dudas sobre las diferencias entre los combustibles “low cost” y los de marcas abanderadas. Recuerda, la elección final depende de tus necesidades y preferencias personales. Y si alguna vez necesitas asistencia en carretera, aquí estaremos para ayudarte. 

0 82