Faros escamoteables

Los 20 coches con faros escamoteables más míticos

En el blog anterior recopilamos una lista de coches nombrados después de un piloto. Ahora traemos otra lista donde todos los coches tienen faros escamoteables o como se conoce más comúnmente faros retráctiles, aunque no es lo mismo. Esta selección tiene en cuenta lo míticos que son los coches, porque hay desde coches asequibles hasta piezas exclusivas de coleccionista. Representan muy bien las décadas de los 70, 80, 90 y 2000. Este recurso de diseño se usaba en los coches para dar una imagen deportiva, además otorgaban a sus propietarios un status. 

¿Qué diferencia hay entre faros retráctiles y escamoteables? 

La distinción entre faros retráctiles y escamoteables puede parecer sutil, pero cada término encierra su propia particularidad. Mientras los retráctiles simplemente se ocultan, los escamoteables no solo se retraen, sino que también se despliegan, a menudo mediante un mecanismo giratorio o de elevación. Aunque técnicamente diferentes, en la práctica, ambos términos se usan coloquialmente como sinónimos, siendo un elemento estético distintivo de muchos vehículos. 

 

¿Por qué se prohibieron los faros escamoteables? 

La despedida de los faros escamoteables se debió a razones fundamentales. En primer lugar, por motivos de seguridad peatonal: la posición elevada de los faros causaba lesiones graves en caso de atropello. Además, la complejidad mecánica y los costes asociados tanto en implementación como en reparación llevaron a su eliminación. Por último, la aerodinámica afectada perjudicaba el rendimiento del vehículo y aumentaba el consumo de combustible. 

 Faros escamoteables

¿Cuáles fueron los últimos coches con faros escamoteables? 

Aunque los años 2000 marcaron su declive, algunos modelos como el Chevrolet Corvette C5 (2004) o el Lotus Esprit (2004) fueron de los últimos en albergar este distintivo diseño lumínico. 

 

Lista definitiva de los coches más míticos con faros retráctiles y escamoteables sin un orden especifico:  


Cord 810 (1936): Uno de los primeros coche en montar faros escamoteables. 

Faros escamoteables


Fiat X1/9 (1982): El último Fiat con faros escamoteables. 

Faros escamoteables


Honda NSX (1990): El pináculo de la deportividad japonesa.

Faros escamoteables


Matra Murena (1982): Fruto de la experiencia de Matra en la F1. 

Faros escamoteables


Lotus Elan (1965): Representante de la elegancia de Lotus. 

Faros escamoteables


Lotus Esprit (1976-2004): Una leyenda que perduró hasta el 2004. 

Faros escamoteables


Subaru XT (1987): Un modelo único de Subaru en los 80. 

Faros escamoteables


Ford Probe (1989-1997): Coupé controversial con tracción delantera. 


Alpine A610 (1991-1995): Un superviviente de los faros escamoteables en los 90. 

Faros escamoteables

 


Ferrari Testarossa (1984-1991): El Ferrari de ‘Miami Vice’, V12 atmosférico de cinco litros de cubicaje y una potencia de 390 CV. 

Faros escamoteables


Lamborghini Countach (1974-1990): Un ícono que se renovó en el 85 para hacerle frente al Testarossa. 

Faros escamoteables


Toyota Celica (1985-1993): Solo la cuarta y la quinta generación. 

Faros escamoteables


Mazda MX-5 (1989): El icónico ‘roadster’ japonés, denominado NBA. 

Faros escamoteables


Porsche 944 (1982-1991): Un motor tetracilíndrico, de 2,5 litros y 220 CV. Uno de los Porsche más asequibles, por detrás del 924. 

Faros escamoteables


Volvo 480 (1986-1995): Volvo se aventuró con un diseño arriesgado. 

Faros escamoteables


Alfa Romeo Montreal (1970-1977): Un V8 de más de 200 CV. Posiblemente, el deportivo más desconocido de la lista.  

Faros escamoteables


BMW M1 (1978 y 1981): Diseñado por Giugiaro, un clásico de BMW. 

Faros escamoteables


Corvette C5 (2004): Último coche en montar faros escamoteables.

Faros escamoteables


Toyota MR2 (1984): Motor central y propulsión trasera, al estilo del Porsche 914. 

Faros escamoteables


Honda Prelude (1996): Última generación con faros abatibles y tecnología del Honda NSX.

Faros escamoteables


 

0 470