deslumbramiento

Tips para evitar el deslumbramiento

El deslumbramiento es la pérdida momentánea de la visión producida por una luz o un resplandor muy intensos. Este efecto produce una ceguera momentánea que puede traer severas consecuencias en función del momento que se produce, la vía, la velocidad y los demás vehículos que circulen a nuestro alrededor.

Existen dos tipos de deslumbramientos: el directo y el indirecto.

– El deslumbramiento directo se produce por una fuente luminosa que actúa de manera directa y que está situada dentro del campo visual.
– El deslumbramiento indirecto se produce por la reflexión que produce la luminaria sobre una superficie con un alto nivel de reflectancia.

No debemos confundir el deslumbramiento con la variación de campos iluminados, como cuando entramos a un túnel. El efecto producido por la oscuridad en su entrada o la alta luminiscencia en su salida nos produce una dilatación de la pupila o su achique cuando salimos del mismo y nos da de lleno la luz del día. 

Volviendo al tema que nos ocupa, un caso bastante habitual es cuando nos cruzamos con otro vehículo cuyas luces nos dan directamente a la altura de nuestros ojos porque tiene las luces de corto alcance mal reguladas. Ante un deslumbramiento, actúa siempre con calma. Debes aminorar la velocidad para intentar controlar la situación, pero no frenes de golpe, ya que podrías sufrir un accidente por alcance. 

Otro momento delicado es cuando otro conductor circula con las luces de largo alcance y al llegar a una curva nos encontramos de frente con sus luces altas. Evita dar un volantazo, frenar bruscamente o distraerte en increpaciones que pueden desviarte de tu carril.

Ante estos casos, evita mirar directamente a la fuente de luz y utiliza la línea del borde derecho de la calzada como guía.

Otro momento sumamente delicado es cuando un vehículo nos deslumbra de manera indirecta, es decir, a través del espejo retrovisor. Ante este caso concreto tenemos una manera muy eficaz de atenuar esta situación. La inmensa mayoría de vehículos cuenta con un sistema de doble posición en el espejo retrovisor, para evitar que las luces de otros coches nos deslumbren. El sistema funciona con una palanquita bajo el espejo que permite variar el ángulo del espejo, con lo cual se pierde el reflejo directo de los rayos de luz que causan el deslumbramiento y en modo más oscuro podemos seguir viendo lo que sucede detrás nuestro. Este sistema también se lo conoce como espejo día-noche.

0 201