neumáticos de invierno

Neumáticos de invierno: una opción acertada

Calzar tu vehículo con neumáticos de invierno es una de las opciones más acertadas que te puedas imaginar si circulas asiduamente por zonas donde las condiciones climáticas son características de esta época del año (nieve, barro, lluvia y bajas temperaturas) son habituales.

No le damos importancia al factor de seguridad añadida que significa este tipo de neumáticos, y quizás sea por falta de información sobre los mismos.

En Europa hay países donde a partir de una determinada fecha del año, los neumáticos de invierno son de uso obligatorio. Finlandia, Rusia, Estonia, Letonia, Lituania, Turquía, Eslovenia, Croacia, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Kosovo y Macedonia del Norte.

Curiosamente, hay países europeos donde la climatología invernal suele ser bastante severa, pero sin embargo el uso de neumáticos de invierno solo es opcional o aconsejado. Por ejemplo: Polonia, Ucrania, Hungría, Bélgica, Holanda, Dinamarca y, curiosamente, Islandia (fuera de Europa).

Cuando la temperatura desciende de los 7º centígrados, el neumático convencional pierde eficacia de manera súbita, la distancia de frenado se incrementa y la estabilidad es más difícil. Si sumamos inclemencias como nieve, lluvia y barro, el factor crítico es mucho mayor.

Una de las ventajas que aportan estos neumáticos es una mayor adherencia al suelo en situaciones comprometidas. El factor determinante es el compuesto, mucho más blando y flexible, y con un dibujo más profundo y definido, lo que ayuda a una eficaz evacuación del agua. Evidentemente, utilizar este tipo de compuesto cuando la temperatura es superior a lo aconsejado es contraproducente, ya que el nivel de desgaste es mucho mayor reduciendo su vida útil en pocos kilómetros de uso.

El neumático de invierno no sustituye el uso de cadenas para nieve si las condiciones son extremas. Hasta determinados grosores y según que tipos de vías, podemos utilizarlos perfectamente, pero hay momentos en que es inevitable la colocación de cadenas.

Para identificar este tipo de cubiertas, nos fijamos en el lateral de las mismas, donde debemos encontrar las letras M+S (Mud and Snow), barro y nieve, en su traducción.

Ya lo sabes, si conduces por zonas de bajas temperaturas y condiciones adversas, poner unos neumáticos de invierno a tu vehículo es la mejor opción para tu seguridad.

3 162