coches eléctricos

¿Por qué tienen menos averías los coches eléctricos?

Cada vez vemos mayor cantidad de coches eléctricos en nuestras carreteras. Si sumamos los híbridos, el número se multiplica exponencialmente. Y realmente no hay más porque todavía no hay ayudas suficientes para su compra, ni infraestructuras de puestos de carga suficientes para alcanzar largos recorridos con la tranquilidad necesaria. Poco a poco, todos estos condicionantes se van resolviendo y estamos asistiendo a una verdadera revolución del mundo del automóvil.

Por supuesto que, porcentualmente respecto a vehículos convencionales o híbridos, las cifra todavía es muy baja, pero la suma de pocos al final hacen muchos.

Hay un punto que a la hora de comprar algo tan novedoso nos suscita muchas reticencias, y es el tema de las averías. El coste de horas de mecánica especializada, los repuestos, los desgastes periódicos de ciertos elementos y, por qué no, las dudas sobre las baterías y su durabilidad.

Por todo esto, es bueno saber ciertas cosas de este nuevo futuro.

¿Sabías que un coche convencional tiene entre 25.000 y 30.000 piezas que componen todo el vehículo? Un coche eléctrico dependiendo de la marca, modelo y tamaño puede tener hasta un 60% menos de piezas. Esto se traduce en una posibilidad menor de roturas y desgastes.

Un motor eléctrico solo tiene una parte móvil, el rotor. Nos referimos al sistema completo de eje, rotor, bobinado, escobillas, cojinetes, estator y carcasa. Cualquier coche, tanto de gasolina o diesel, lleva una gran cantidad de piezas móviles en su motor sometidas a un desgaste continuo.

¿Sabías que no tienes que pensar en aceite, filtros, bujías, calentadores o correas que deben ser sustituidas periódicamente? 

Otro punto importante es la transmisión. ¿Sabías que los coches eléctricos no tienen caja de cambios, ni embrague? Recuerda que tanto la caja como el embrague están en constante trabajo y por consiguiente, desgaste. ¿Quién no ha tenido que cambiar el embrague de su coche alguna vez?

Respecto a los neumáticos, la mayoría de coches eléctricos monta los de baja fricción. Está comprobado que un coche eléctrico montado con un neumático normal sufre un 30% de desgaste prematuro. 

El freno es otro elemento que también sufre menos desgaste. Al estar equipados con freno eléctrico, al soltar el pie del acelerador ya produce una desaceleración lo que nos evita en muchas ocasiones apretar el pedal del freno tantas veces como un coche convencional.

Sin embargo, a pesar de todas estas ventajas, hay otras partes del coche eléctrico que sufre mayor desgaste que uno tradicional, pero eso te lo explicaremos en el próximo artículo.

0 191