conducción agresiva

¿Cómo podemos evitar la conducción agresiva?

¡La vuelta al cole ya está aquí! Septiembre es un mes de volver a la rutina, y por lo tanto de malas caras y mucho estrés. En unos días, concretamente el 21 de septiembre, se celebra el Día Internacional de la Paz. La ONU certificó que se celebra en todo el mundo esta jornada en la que se reivindica la paz en el mundo. En Txus Assistència hemos querido colaborar para que también haya paz en las carreteras, así que hoy vamos a daros consejos para evitar la conducción agresiva.

Sabemos que hay veces (y más ahora, a la vuelta de vacaciones) que el ambiente en la carretera está muy caldeado, y solo hace falta una chispa para que se creen discusiones y tensiones entre conductores, que pueden causarse de diversas maneras: acosando a los otros conductores, hacer gestos obscenos, insultar, dificultar la conducción de otros vehículos o incluso bajar del coche para pelearse entre gritos y pitidos. Sea por atascos, por imprudencias o directamente por accidentes, el estrés que se genera cuando conducimos puede llevarnos a tener una mala actitud frente al volante que nos lleve a una conducción agresiva y a peleas con otros conductores, cosa que no resulta beneficiosa para nadie y puede resultar peligrosa.

Pero… ¿cómo evitar la conducción agresiva? Como os decimos, la principal causa de la conducción agresiva es el estrés generado en la carretera, y por lo tanto lo primordial es reducirlo al mínimo. Sabiendo que un atasco puede resultar muy agobiante, una de las cosas que se pueden hacer es cambiar el horario en el que se viaja para evitarlos. Si conocemos las horas en que nuestro trayecto está más transitado, podemos actuar en consecuencia.

Además, una situación de estrés puede superarse mejor si nos encontramos en un espacio confortable. Teniendo una buena temperatura en el coche, poniendo música relajante, colocándonos bien en el asiento y cogiendo bien el volante nos aseguramos de que todo pase mejor.

Otra manera de evitar la conducción agresiva es no coger el coche en días de mal humor o mucho cansancio. Aunque lo más importante es aceptar que puede producirse un atasco y tomarse el viaje con filosofía. Es muy importante aprender a controlar nuestro temperamento y nuestras emociones para evitar que se produzcan situaciones violentas durante la conducción.

Nosotros trabajamos cada día en la asistencia de accidentes producidos por imprudencias y tensiones al volante, y sabemos que siempre es mejor llegar tarde que no llegar. Porque conducir debe ser un placer y no un castigo, esperamos que estos consejos os resulten útiles en vuestra conducción.

0 1136