coches de cine y tele

Coches de cine y tele que no se vendieron

En Txus Assistència, aparte de ser apasionados del motor, también somos bastante cinéfilos. Es por eso, que hoy hemos pensado hacer un artículo dedicado a los míticos coches de cine y tele, y especialmente a aquellos que se quedaron en la gran pantalla, pero no tuvieron el mismo éxito en la vida real.

  1. DeLorean DMC-12. El coche utilizado en la trilogía de Regreso al futuro para que Marty McFly pudiera salvar el mundo no tuvo la misma suerte cuando se empezó a comercializar. Se produjo entre el 1981 i el 1982, y poco después la empresa entró en bancarrota. Es una pena, porque las puertas que se abrían hacia arriba tenían su rollo…

coches de cine y tele

  1. Pontiac Trans Am KITT. Este es el más famoso de los coches de cine y tele, porque Kitt fue el Coche Fantástico que nos fascinó en la popular serie de la tele. Seguramente el problema para venderlo fue cuando se dieron cuenta que la versión real no hablaba ni era tan listo como el de la tele, y solo era otro coche normal y corriente.

coches de cine y tele

  1. Aston Martin V8 Vantage Volante. Uno de los automóviles que acompañaba a James Bond en sus peripecias de espías en 007: Alta tensión. El superdeportivo británico a finales de los años 70 no tuvo tanta acogida entre el público como en la película, y por tanto tampoco tuvo éxito en ventas.

  1. Pontiac Aztek. el Pontiac Aztek es el vehículo de un personaje bastante actual de una serie muy popular: Walter White de Breaking Bad. El profesor de química y productor de metanfetamina conduce este modelo en la serie, pero parece que es de los pocos, dado que se considera un monovolumen bastante feo.

coches de cine y tele

  1. Chevrolet Camaro Transformers. esta edición especial basada en la película de Transformers no estaba mal, pero la sencillez del coche real en comparación con el de la película debió hacer mella en la concepción que la gente tuvo de él. Una cosa es verlo en una película, y otra muy distinta conducirlo en la vida real.

coches de cine y tele

Las razones por las cuales estos coches no triunfaron en su día en el mercado son muy diversas: por ser feos, poco potentes o imprácticos… pero nosotros creemos que en el fondo es debido a la fantasía de la pantalla: sabiendo que nuestro coche nunca va a viajar al pasado, hacerse tu amigo, o transformarse en un robot gigante, preferimos decantarnos por otros modelos más prácticos, rápidos o potentes. Y vosotros… ¿os compraríais un coche de película?

0 1049