eléctrico

El coche eléctrico: ese gran desconocido

En este artículo, queremos hablar acerca del vehículo eléctrico y romper una lanza a su favor, pues creemos que los usuarios no saben bien de su existencia y sus características principales.

Aunque parezca que es un invento muy reciente y que su aparición se deba a la concienciación medioambiental de los ciudadanos, en realidad esta tecnología existe hace más de 100 años. Empezó con las locomotoras y los carruajes, y se ha ido extendiendo hasta llegar a los turismos. En 1900, el coche eléctrico ya superaba los 100 km/h de velocidad punta.

La principal debilidad de los coches eléctricos se observa en sus baterías. Suelen tener una autonomía demasiado baja, cosa que impide hacer trayectos largos sin tener que parar a recargar cada muy poco. Sin embargo, eso está cambiando. Los modelos actuales tienen una autonomía de unos 300 km, y se prevé que eso irá en aumento hasta llegar a los 500 km durante los próximos años, con precios cada vez más asequibles. Ya no solo servirán para ir por la ciudad de manera suave y silenciosa, sino que también se podrán utilizar para largos viajes.

 

eléctrico

Otro de los beneficios que presenta la tecnología eléctrica son los incentivos que ofrecen algunas marcas por comprar modelos eléctricos o instalar puntos de recarga en viviendas y garajes (financiaciones de hasta 1000€). Además, también se ofrece servicio de grúa gratuito e ilimitado para aquellos no familiarizados con la tecnología, entre otros descuentos y exenciones de pagos en peajes. Y hablando de grúas, consulta los servicios que ofrecemos aquí.

En ciudades grandes como Madrid y Barcelona, el aparcamiento en zona azul y verde es totalmente gratuito e ilimitado para los vehículos con 0 emisiones (entre los que se encuentran los 100% eléctricos). Evidentemente, cuando se produce una restricción del tráfico por contaminación, este tipo de vehículo no se ve afectado de ningún modo. El gasto del combustible también es diferente: en el caso del vehículo eléctrico, se calcula que en 100 km se gasta aproximadamente 1’5€, mientras que en los coches convencionales se gastan unos 8€. Consecuentemente, el mantenimiento del motor (que en el caso del eléctrico es más sencillo) también acaba resultando más económico. Y, por último, cabe mencionar la aprobación del Plan MOVEA por parte del gobierno, que subvenciona con hasta 5500€ la compra de un vehículo eléctrico para particulares.

Así pues, vemos como la compra de un coche eléctrico puede resultar bastante beneficiosa para nuestros bolsillos y a la vez para la preservación del medio ambiente. ¿Será verdad eso que dicen de que en 30 años el coche eléctrico habrá sustituido al de combustión? En este artículo de El País también se lo preguntan.

Fuente: El Diario

3 702