radares educativos

Radares educativos: ¿la solución a los accidentes?

Igual no sabes cómo se llaman, pero los radares educativos o pedagógicos son aquellos radares que detectan la velocidad a la que va un determinado vehículo en un tramo de la carretera y la muestran en pantalla para avisar al conductor. Según si esta velocidad es adecuada o no, los radares educativos la muestran de manera distinta.

Por ejemplo, en caso que el conductor esté respetando la velocidad límite, le aparecerá de color verde. Si, por el contrario, está infringiendo lo establecido, esta velocidad sale en rojo y parpadea. A pesar de ser denominados radares, estos no tienen una función sancionadora, sino que son una mera recomendación para que los conductores se adecúen a la velocidad pertinente. Además, la tecnología LED con ambos colores hace que el conductor reciba un impacto psicológico inmediato hasta 200 metros antes de llegar a la pantalla del radar.

Estos radares, como se ha estudiado, han llegado a reducir hasta un 25% la velocidad de circulación media en determinados tramos de la carretera. A pesar de no sancionar el exceso de velocidad, el hecho de ver en una pantalla que no estás haciendo lo correcto y que otros conductores también pueden ver suele tener un impacto en la manera como conduces, y la mayoría sueltan un poco el acelerador para evitarlo.

Puede entrar a debate el hecho de si realmente los radares educativos pueden evitar accidentes o educar al conductor. Igual que con los radares normales, podemos pensar que su efectividad se limita a la franja de carretera en la que están situados, pero una vez no los vigila nada ni nadie, los conductores vuelven a las andadas.

En parte, eso es cierto. La única manera de evitar accidentes de tráfico es que las personas en carretera tengan la consciencia suficiente y una educación vial óptima para hacer las cosas bien por su propia seguridad y la de los que le rodean durante los trayectos. Y no porque haya una máquina que se lo diga o un policía que le multe.

Sin embargo, los radares educativos tienen una labor de apoyo, para evidenciar el problema de seguridad en carretera y para controlar tramos más problemáticos. Por otro lado, también disponen de un software que registra y analiza datos de tráfico como la velocidad media en el tramo o la afluencia de coches en un determinado período de tiempo, por lo que también dan información interesante a la hora de hacer cambios en las carreteras.

Normalmente situados en zonas escolares, áreas peatonales o entradas de pequeñas localidades, los radares educativos, de manera más o menos directa, tienen un impacto en cómo circulamos para intentar evitar incidentes. Pero, como no siempre es posible, en Txus Assistència velamos por la seguridad de nuestros clientes y por un servicio de lo más eficaz para que estos puedan seguir su camino sin inconvenientes. Descubre nuestra flota de vehículos que lo hace posible en la web. ¿Y tú, te has encontrado con radares educativos? ¿Te han hecho cambiar la velocidad?

0 240