viavan

ViaVan: un paso más en transporte privado

De manera bastante reciente, hemos visto que han surgido muchos problemas con la proliferación de los VTC como Uber y Cabify en España. Los sindicatos de taxistas se han manifestado y se han producido unos cuantos altercados por todo el país que han ocasionado cambios legislativos más restrictivos para estas empresas. Sin embargo, en el resto de Europa se han introducido sin problemas y su uso cada vez está más extendido. Incluso han surgido nuevas alternativas que, aparte de ofrecer un transporte de puerta a puerta, también introducen el concepto de car-sharing. Hablamos, por ejemplo, de ViaVan.

ViaVan es un joint-venture entre la empresa de transporte estadounidense Via y la división de furgonetas de la automovilística Mercedes Benz. ViaVan es una empresa de transporte privado que ya se ha instaurado en varias ciudades europeas como Amsterdam, Berlín y Londres. ViaVan te ofrece la posibilidad de pedir un coche (o más bien, una van) a través de su app móvil, poniendo el punto de recogida y el destino. Automáticamente, la aplicación calcula el precio aproximado del viaje. Este suele ser ligeramente más económico que el de un taxi o un Uber normal. ¿El motivo? Puede que acabes compartiendo el coche con personas desconocidas.

El conductor del ViaVan en cuestión puede recoger distintas personas que se dirijan al mismo sitio durante la ruta y llevarlos a la vez en el mismo viaje. Con esto, los gastos del viaje se reparten entre las personas que usan el servicio, y el conductor ahorra tiempo y combustible. A pesar de que la recogida y la llegada no son tan exactas como cuando viajas a solas, el conductor puede dejar a los pasajeros a un par de manzanas de distancia como máximo.

Esta nueva forma de movilidad rompe con todos los esquemas, porque el transporte privado se convierte en público, pero sigue conservando las ventajas que este modelo suele tener (rapidez, puerta a puerta…). Además, cabe destacar que, aparte del ahorro económico para los usuarios, ViaVan también supone una reducción de tráfico por la calle y una menor contaminación debida a los combustibles. Sin embargo, este tipo de iniciativas se suman a los múltiples desafíos que los taxistas ya han experimentado con la proliferación de nuevos servicios de transporte, y también suponen una amenaza para el lobby de los automóviles. Si se facilita la movilidad por la ciudad, cada vez más personas evitarán tener su propio coche.

Esta idea aún no ha llegado a nuestro país, pero tal vez no le falte demasiado. Y tú, ¿qué opinas de este tipo de transporte? ¿Lo usarías si se instaurara en España?

0 279